Quería vivir menos
Y contener el llanto para llorar apenas 9 lágrimas a cada derrota
Y después reír sin exagero
Para no despertarme con la resaca de quien se ríe demasiado. 

Quería vivir menos
Y amar sabiendo que un día iría acabar
Para no correr el riesgo de tropezar
Y caer más allá de un metro. 

Quería vivir menos
Y abrazar a mis amigos con la punta de los dedos,
Para jamás sentir la responsabilidad
En la palma de mis manos. 

Quería vivir menos 
Y nadar sólo hasta donde mis pies pudiesen tocar
Para jamás sentir el vacío 
Bajo mi cuerpo en alto mar. 

Quería vivir menos
Y asistir a los funerales de más lejos.

Quería vivir menos
Y escuchar la música más bajo. 

Quería vivir menos
Y querer menos al penar...

Pero qué hago
Si vivir más es lo que hago,
Y amar a quien tiene mujer e hijo,
Y llorar por no esperar que un día fuera acabar y
Aumentar el volumen para no pensar
Porque quiero tanto a este penar…
Vivo más y en el espejo me veo,
Muero y desmayo
Y de mi funeral me río
Abrazada a una botella de vino,
Para luego ver al viejo amigo,
Quien antes abracé con la palma de mis manos,
Abrir la puerta y salvarme.
¡Así vivimos más!
Y juntos salimos hacia el mar, 
A tropiezos de más de un metro,
Para allí caer y nadar
Hasta sentir los pies fundidos
En el infinito alto mar.

"Viva"

Ayer una voz me susurró al oído estos versos. Hoy tengo este poema que empieza por la mitad, tal cómo nació. 

(Sin título)

...A respirar el polvo de esta ciudad que nunca se acaba dentro de mí, 
mientras transito entre las esquinas dónde no envejezco, 
dónde siempre es viernes y se celebra que dos calles se encuentren,
con vermouth, horchata, 
no importa, 
me complace tu existencia y que estés en casa por las noches, 
cansado del arduo trabajo, 
de la búsqueda por un futuro que te apetezca vivir, 
el porvenir que fomentas rompiendo judías con las propias manos, 
revolviendo las horas con una cuchara de madera 
del palo santo que se encendió y se volvió negro cuando izaron las banderas...
Oh mi amigo,
hoy habíamos quedado a las 10 para aproximar la distancia, 
pero las calles están cortadas y yo tengo sueño. 
Los fuegos de artifício rasguñan el cielo de mi noche
y quizás me fumo medio cigarro antes que se haga mañana.

(Dedicado a El)

 

"El nadador entre azulejos sin agua"

Y ante la piscina de amor y dolor,

Me quedo afuera,

En el borde,

Estático,

Una masoquista al margen,

Hasta que el tiempo seque todo el amor...

Solo así decidiré arrojarme,

Arrojarme al dolor,

El dolor del fin del amor,

Y entonces saldré corriendo,

En mi estado insano,

Buscando el culpable,

Dando vueltas en torno a mí misma...